VIVEZA CRIOLLA

Se la conoce como viveza criolla, pero es la viveza argentina frecuentada por todas las capas psicosociales y extendida a la totalidad del territorio nacional, aunque en sus comienzos haya predominado en Buenos Aires. Resulta una expresión incomprensible para quien no la haya experimentado -o sufrido-. Refleja o encubre habilidades y miserias. Juega con los equívocos, hace reír y hace llorar, por un lado eleva y por el otro humilla.
La viveza criolla da gracia, incluso risa. Pero su humor es negro.
Veamos.
La viveza criolla nació en Buenos Aires. El resto del país no la aceptó como propia hasta que sus hazañas cundieron. Quien la ejercita se llama vivo. El vivo de Buenos Aires, después el vivo de cualquier localidad argentina. El lenguaje se dilató con su aparición, porque al vocablo vivo se añadieron las avivadas, que son sus acciones. Los demás humanos -seres estúpidos que sufren las estocadas del vivo o le responden con impericia- se llaman zonzos o giles. Por eso abundan los consejos imperativos: “¡A ver si te avivás!” O el emoliente diagnostico: “Por fin te estás avivando“.
Si es atrapado in fraganti, sabe cómo zafar. Zafar es una de sus grandes habilidades. Tan grande, que durante mucho tiempo, cuando alguien quería lavarse las manos, exclamaba: “¿Yo?, ¡argentino!. Creo que pocas veces un gentilicio fue tan descalificado por sus propios portadores. Da vergüenza.
El vivo comete sus fechorías y pone cara de ángel. Necesita burlarse de alguien al que llama punto.
A menudo lo logra sin que la víctima se dé cuenta. Lo elige con admirable precisión. Su olfato descubre puntos que pasan inadvertidos al ojo común. Para lograrlo vale todo: mentir, aprovecharse de las debilidades ajenas o empujarlo hacía el ridículo. El vivo redobla su esplendor a costa de la impotencia del zonzo. Su golpe tiene la característica de aplastar al contrincante sin dejarle margen para el retruco.
El vivo necesita de la barra. Barra es el la gente que le festeja sus gracias. Actúa para que lo vean y lo aplaudan, para que lo festejen con asombro. El vivo actúa como si estuviese en un escenario. Actúa sin darse pausa. Ha sustituido su vida por el representar. Es un maestro del fraude, que empaqueta en fina seducción.
Tanto ha enamorado el vivo a nuestra mentalidad, que se convirtió en minusvalía carecer de su talento. El que no es vivo es zonzo o gil. Así de rotundo. Y todo zonzo, en consecuencia, se desesperará por demostrar lo contrario. Los observadores de la barra son los jueces, que a menudo festejan ruidosamente cómo el vivo destruye a su víctima. Es una moderna variación del circo romano, pero sin sangre. Por eso no es osado afirmar que, desde que apareció el vivo con su irresistible seducción, resulta intolerable ser un zonzo en la Argentina. Tanto, que es preferible ser inmoral. “Me encarcelaron por ladrón pero no por zonzo”, se escucha confesar.
En España se publicó la siguiente semblanza de un caso típico.

Le obsesiona la necesidad de demostrar que es todo un hombre: macho, seductor y líder. “¿Sabés qué es algo peor que contraer el sida?: la fama de marica que te queda después de muerto.”
El vivo es, además, un resentido. Su minúscula gloria se amasa con la desgracia del prójimo. Disfruta de la humillación del otro, del pobre punto, porque la ha evitado para sí.

Ser vivo en la Argentina, también equivale a seguir vivo. Por ejemplo, en la Argentina creció hasta niveles sin paralelo la institución de colarse, es decir meterse como sea, poner cara de póquer y ubicarse donde no corresponde, sea una cola, una fiesta, un transporte público, un club, un lugar donde ya no quedan más sitios, y así en adelante. Los vivos se meten. Siempre.
Va una anécdota. En un gran salón de fiestas entraban tantos colados que su dueño, un extranjero de pocas pulgas, se enteró de que había un experto en distinguirlos y echarlos a la calle. Lo convocó.
-Necesito que alguien me pesque a esos vivos.
-Soy el mejor que encontrará en plaza; modestamente, ¿vio?
-¿Cuánto cobra usted?
-Mil doscientos la noche.
-¡Es muy caro!
-Si, caro. Pero el mejor.
El empresario lo contrató a regañadientes.
Esa misma noche el salón se llenó con más gente de la prevista. De súbito se detuvo la música y el experto apareció en el escenario. Tomó el micrófono con tranquila firmeza.
-¡Señoras y señores, tengan ustedes muy buenas noches! Mi actuación será muy breve. Pido a las personas de la concurrencia que sean amigas del novio, que se coloquen a la izquierda del salón, por favor.
Unos treinta individuos se corrieron hacia la izquierda.
-¡Muchas gracias! Solicito ahora con fina delicadeza a las personas que sean amigas de la novia, se sitúen a la derecha de la sala.
Entre rumores y cuchicheos otro grupo se corrió hacia la derecha.
-Muy bien. Muchísimas gracias. Ahora: tanto quienes forman el grupo de la derecha como quienes se han situado a la izquierda, ¡se me las toman inmediatamente de aquí! ¡Esto es un bautismo, reverendos hijos de su madre!

Una última observación.
La viveza, por último, “es la habilidad mental para manejar los efectos de un problema sin resolver el problema”. El vivo se mueve para eludir los efectos del problema, o desviarlos contra un tercero. Es inescrupuloso e inmoral, parece inteligente y despierto, pero sólo encandila a la mirada frívola. Jamás resuelve los problemas de fondo.

abercon miguel, enrique carlos y zwenger victor.

CAVICMI.

Anuncios

8 comentarios to “VIVEZA CRIOLLA”

  1. alumnosepnm184 Says:

    jajajaja largo pero muy bueno, la verdad nos gusto mucho este articula, tiene mucha onda…
    la verdad los felicito pero eso si nop hagan comentarios hirientes a los demasd
    muchos besos
    maira, sheila y juliana

  2. alumnosepnm184 Says:

    muy bueno el articulo e interesante el articulo sigan asi che jeje

    fede , paul

  3. alumnosepnm184 Says:

    Esta bueno el articulo pero tendrian que haber resumido un poco màs,igual me gusto..Pablo

  4. Carla, Carolina, Carlos Says:

    El articulo en pocas palabras nos representa y nos refleja un poco lo que en verdad somos como argentinos.

  5. alumnosepnm184 Says:

    JAJA Muy bueno el chistee
    Creo que es verdad que hay “viveza criolla” quien no se a querido hacer el “vivo” alguna vez en su vida? creo que nadie se salva.
    Es interesante porque es la realidad que se vive hoy en la argentina.

    Pato
    Noe
    Geor
    =)

  6. epnm184 Says:

    El artículo está muy bueno e interesante. Creo que nos refleja a todos como sociedad, y que en algún momento se presenta en nuestros actos la “viveza criolla”.
    Profe Caro.

  7. alumnosepnm184 Says:

    DIVERTIDO EL CHISTE PERO ME PARECE QUE SUS COMENTARIOS SOBRE NUSTRO TEMA PODRIA SER MAS POSITIVO. FERMIN, EDGAR, WILLIAN.

  8. juanca Says:

    hola chicos.. bueno me gusto esto pero por ahi no tendrian que escribir mucho no???
    igual esta bienn suerte. nos vemos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: